martes, 28 de julio de 2015

JETA DE CEMENTO julio 2015

A pesar de estar en plena época estival, tradicionalmente de poca actividad política, julio ha venido lleno de candidatos para nuestro simbólico trofeo. Tal ha sido el aluvión de despropósitos que en esta ocasión (quizá incluso sentemos precedente) va a haber tres premios. Felicidades a los tres, campeones.

1.- José Luis Valladolid Lucas, alcalde de Villares del Saz. 

Este hombre ha conseguido que la pequeña localidad conquense de Villares del Saz, que no llega a los 600 habitantes, suene en los medios de comunicación nacionales por tener un regidor al que le sale gratis llamar "puta barata" a la portavoz del Partido Socialista en Castilla la Mancha, Cristina Maestre. Pueden llamarme radical, si lo consideran, pero el hecho de que a este sinvergüenza hasta el momento solamente se le haya abierto un expediente desde su formación política es una muestra de que parece que las cosas en cuestión de igualdad no van como pensábamos. Este cromañón, tras las escasas manifestaciones de protesta que suscitó su comentario (eso también es preocupante, ¿no?), profirió unas disculpas muy previsibles y poco creíbles con las que se solucionó el problema al menos de cara a la galería, ya que la aludida emprendió acciones legales contra él. Además de tener la jeta de cemento es un maleducado que no está en condiciones de representar a nadie. Señor alcalde, no puede usted hacerse la idea del profundo asco que nos despierta. 


2.- Isabel San Sebastián, la eterna aspirante.

¿Alguien ha dicho asco? No entraremos en detalle por si acaso cae sobre nosotros como una losa la oportuna ley mordaza. Nuestro segundo premio va para la siempre candidata Isabel San Sebastián. De todos los comentarios que podía hacer cuando le preguntaron por los tres periodistas españoles desaparecidos en Alepo, una de las zonas más comprometidas de Siria, a nuestra galardonada se le ocurrió vomitar el siguiente: "No tienen miedo de ir allí porque España paga". Vaya. Seguro que no pensaba lo mismo del cura contagiado por el ébola, al que trajimos a España  sabiendo que la posibilidad de sobrevivir, tanto por su avanzada edad como por el virus, era más bien pequeña. España también tuvo que pagar en aquella ocasión con la enfermedad de una trabajadora y con ser la burla de nuestros vecinos por ser el primer país europeo con un contagio. Pero claro,  lo de estos chicos es diferente. Solo son periodistas que se juegan la vida para informar de cuanto sucede en ese punto caliente en el se violan los derechos inherentes al hombre minuto sí y minuto también. Esa es la labor del periodista. ¿Qué sabrá ella de periodismo? 

3.- David Marjaliza, el puto amo, alias "el conseguidor".

La Cadena Ser ha tenido acceso a una buena parte del sumario del caso Púnica que revela la catadura moral del señor Marjaliza, presuntamente un delincuente de los que hacen época y gracias a cuyas fechorías podemos seguir comprobando cómo se las gasta este PP que no sabe qué hacer para esconder tanta corrupción. Además, al margen de las conversaciones pinchadas, tuvo la "deferencia" de acusar ante la juez a más cargos políticos madrileños. A la lista encabezada por Francisco Granados, Salvador Victoria y Lucía Figar se suma ahora  Jaime González Taboada, número tres de Cifuentes y consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. Pero de los supuestos delitos de Marjaliza también se desprenden otros nombres como el del exalcalde de Alcalá de Henares, Bartolomé González, o el de la chaquetera Eva Borox (se mudó de Guatemala a Guatapeor, quiero decir, abandonó las filas del PSOE para ejercer de diputada por Ciudadanos). Por supuesto, niegan tener nada que ver con el caso Púnica, exactamente igual que Granados en su momento, que, por cierto, lleva unos meses disfrutando de las comodidades de la prisión inaugurada por él mismo. De las conversaciones pinchadas se desprende tanta basura que salpica al PP (las sospechas de financiación ilegal se extienden también, oh, sorpresa, a la Comunidad Valenciana) que no hago sino preguntarme si poner al frente de la portavocía del PP la cara joven y fresca de Pablo Casado será suficiente para que esta tormenta no se lleve a unos cuantos por delante. Veremos en qué queda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario