martes, 21 de abril de 2015

JETA DE CEMENTO abril 2015

Algo aterrador está sucediendo en el mar Mediterráneo. Recogemos centenares de cadáveres de personas que eligieron morir en el camino antes que morir en sus patrias, infestadas de guerras y fanatismo, de pobreza y de miseria. Sin futuro. No esperen que los medios de comunicación les digan sus nombres, su nacionalidad o su historia. Cuando ocurre una tragedia que toca al primer mundo sí aportamos ese tipo de información. En el vuelo de Germanwings murieron 150 personas, y los medios de comunicación se encargaron de darnos datos precisos de cada uno de ellos para humanizar la historia como corresponde. Ahora hablamos de cerca de 1000 inmigrantes ilegales. Y hablamos poco. Y con frialdad. 

La Unión Europea ha recortado sustancialmente las ayudas solicitadas por los países del sur de Europa (aquellos que por su proximidad con África se ven directamente implicados en este drama) para vigilar las costas de origen y destino,  rescatar a las posibles víctimas de estos naufragios, y luchar contra las mafias que, fundamentalmente desde Libia, juegan con la urgencia de la gente por salir de sus países. Desoyó las cada vez más frecuentes peticiones de Italia. Pero ahora, tras la tragedia de la que son responsables indirectos, se reúnen de urgencia para escuchar lo que al respecto tienen que decir países como Grecia o Italia, aquellos que menos pintan en este circo europeo. Paripé. Son unos demagogos, cómplices de todas esas muertes que a buen seguro consideran más un engorro ("Vaya, ahora vamos a tener que soportar estas tediosas reuniones que tanto habíamos esquivado") que un verdadero drama. ¿Para qué se reúnen ahora? ¿Tiene que morir tanta gente para que ustedes muevan un dedo, eso sí, para la foto? Si antes de que todos estos cadáveres flotaran en el Mediterráneo no fueron capaces de ver el drama de estos hombres y mujeres, son unos incompetentes y es un peligro que desempeñen cargos tan relevantes en sus países (hablo directamente de los ministruchos de exteriores); y si son plenamente conscientes de lo que sucede actualmente en Europa y no han sido capaces de intervenir (habrá que ver, por otro lado, qué decisiones toman sobre este asunto), son basura apestosa con corbatas. En cualquier caso, tienen la jeta de cemento y son unos perfectos irresponsables.



"No mueren por casualidad. Mueren, en parte, por decisiones de los gobiernos que ponen en riesgo adicional a estas personas", aseguraba ayer Esteban Beltrán, de Amnistía Internacional. Se puede decir más alto, pero no más claro.

lunes, 20 de abril de 2015

Pride, de Matthew Warchus

Pocos colectivos hay más combativos que los mineros. La profunda admiración que siento por esos hombres y por sus familias me llevó a ver la peli Pride, basada en hechos reales. Me pareció más que recomendable.

Cuenta la historia de un grupo de  activistas homosexuales que decide colaborar con los mineros que protagonizaron aquella larga y dolorosa huelga en los ochenta como respuesta a las estrictas políticas de Margaret Thatcher. A pesar de que mineros y gays tenían un enemigo común, cuando estos llegaron a una comunidad minera de Gales con la mejor de las intenciones, los prejuicios de algunos evitaron que vieran el revulsivo que las energías de este activo grupo de jóvenes suponía para su lucha. 

La película se centra en el desarrollo del encuentro entre dos mundos tan diferentes (la peligrosa familiaridad de un pueblo pequeño en Gales y la agitada ciudad que fue el Londres de los ochenta), y su complejo acuerdo para enfrentarse a las conservadoras políticas de Thatcher. Y también explica, en un tono de tragicomedia muy bien logrado, los obstáculos de las dos luchas: la de los homosexuales (contra todos los prejuicios del mundo y contra el sida), y la de los mineros (para defender su puesto de trabajo). Les une el orgullo y la dignidad. 



Los tópicos en los que pueda caer en algún momento y su carácter comercial no empañan un trabajo conmovedor y que engancha por muchos motivos: ese atractivo carácter del cine británico y su peculiar sentido del humor, unas interpretaciones de notable, una banda sonora a la altura del momento histórico que retrata, la confluencia necesaria y bien resuelta de varias tramas, el perfil psicológico de los personajes...



No les defraudará en absoluto. 


miércoles, 15 de abril de 2015

Camino a la escuela, de Pascal Plisson

Hace poco tuve la oportunidad de ver Camino a la escuela,un documental que cuenta la historia de cuatro niños de distintos países (Kenia, India, Marruecos y Argentina) que deben superar cada día para llegar a su centro escolar un montón de obstáculos de diferente naturaleza. Me gustó ver en la sala muchos niños y adolescentes pero, como esta era relativamente pequeña y en esta ciudad nos acabamos conociendo todos, lamenté no ver allí a alguno de mis alumnos. Créanme si les digo que pienso que muchos de ellos no se merecen la educación que tienen (no hablo de la calidad, claro, sino de la posibilidad), y les vendría bien  encontrarse con una realidad diferente por aquello de educar también su capacidad de empatizar. Aunque no termino de estar segura de que les quedara claro el mensaje. 

La peli está muy bien y cuenta cuatro historias realmente conmovedoras, pero tengo que decir que esperaba un documental menos popular y más comprometido. Dice Pere Vall, en su crítica para Fotogramas, que este documental no es un reproche, sino una constatación: no puedo estar más de acuerdo. A cambio, tiene una fotografía muy buena, unas historias interesantes cuyos protagonistas (sobra decirlo) tienen mi total admiración, y una buena intención por parte de Pilsson.

Me conmovió particularmente la historia de Carlitos, que todos los días recorre los 18,5 km que separan su casa de su escuela. Lo hace a caballo y con su hermana Micaela por las solitarias llanuras de la Patagonia. El sueño de Carlitos es morir en las tierras que le vieron nacer, que son suyas y de su familia. Quiere continuar cuidando el ganado  familiar, pero quiere hacerlo como veterinario. Su apego me conmovió. 



Samuel es un valiente que debe vencer, además de las del camino, sus propias dificultades. Y no lo hace solo porque sus hermanos le acompañan cada día empujando su vieja silla de ruedas hasta llegar al colegio. Zahira cada lunes emprende un camino de 22 km por el Atlas para conseguir su objetivo, y Jackson y su hermana deciden cada día el camino que les llevará a su colegio evitando los animales que pueda haber en él. 




La peli tiene un final esperanzador, feliz y previsible. Para quien iba con intención de ver un documental bastante más combativo no es un final inesperado. La peli, solo en ese sentido, no me dejó buen sabor de boca, pero haber conocido a esos niños es una buena oportunidad para reparar en que en este lado del mundo en el que aparentamos tener de todo no tenemos más que los problemas que nos inventamos. 

domingo, 5 de abril de 2015

El nuevo exótico Hotel Marigold

Voy entre poco y poquísimo al cine, pero aprovechando esta semana de descanso nos animamos a ver un estreno. Se trata de El nuevo exótico Hotel Marigold, de John Madden.

Me pareció una película un tanto utópica, pero esperanzadora sobre el tema de la vejez. Sonny (Dev Patel) tiene un singular hotel en la India, en el que se alojan ancianos que han decidido pasar sus últimos años en la tranquilidad de un hotel especializado en tercera edad y familiar, y en un exótico lugar lejos de aquel en el que han desarrollado la mayor parte de su vida. No es una huida: es la búsqueda nuevas oportunidades de todo tipo, fundamentalmente amorosas. Las relaciones establecidas entre los huéspedes y los nuevos roles que desempeñan en aquel lejano país son parte fundamental de la trama, y esta se completa con las aspiraciones de Sonny para ampliar su negocio y llevar a buen término su compromiso matrimonial. Ambas metas se encontrarán con un antagonista.

Sin duda, lo mejor de la peli es el guión, a cargo de Ol Parker, y la fotografía, trabajo de Ben Smithard. Suponen más del 50% del éxito de esta película, ya que la historia (aun siendo sólida y sin grietas) puede rozar lo empalagoso en algún momento, y lo utópico en varios. A pesar de eso, como dije antes, tuvo más efecto en mi la intención esperanzadora (si no la tiene, la presupuse), que el almíbar porque sí.



Dos persoanjes hacen que la peli valga plenamente la pena. Nos referimos al dueño del hotel y a su inesperada directora adjunta, una de sus huéspedes. Es decir, valoro muy positivamente los papeles de Dev Patel y de Maggie Smith. Dev Patel hace el papel de un chico joven que no quiere que ningún detalle se escape para que todo en su hotel sea perfecto. La comicidad de su texto sumado a la buena interpretación (¡qué registro tan diferente al que vimos en Slumdog millionaire!) hacen que su aparición en la peli le valga un ocho sobre diez. En cuanto a Maggie Samith, el guionista debió sentirse muy inspirado por la posibilidad de poder escribir para esta veterana actriz que lo ha interpretado y ganado todo, y que a sus 80 años parece haber entendido esta película como una oportunidad para echar los restos delante de una cámara. La genial interpretación de un personaje ácido, irónico, y 100% británico le valen, para mí, un nueve sobre diez.

La acción nunca para y los personajes, en general, son variados y dan color a la trama. Una buena alternativa para ver en el cine estos días.  

sábado, 4 de abril de 2015

El Quijote asequible

Son muchos los que no se plantean acercarse a la historia de El Quijote por considerar que es un texto demasiado largo o demasiado complejo. Probablemente muchos se equivocarán con tal prejuicio, y se sorprenderían si le dieran una oportunidad a esta universal obra. Pero este año cervantino trae nuevas posibilidades para aquellos que todavía no lo terminan de ver claro.Se van acabando las escusas.

1.- La Real Academia Española encargó a Arturo Pérez-Reverte una edición de El Quijote en la que se suprimieran las historias paralelas a las aventuras de nuestro hidalgo respetando, eso sí, la integridad del texto. El objetivo principal es que los docentes tengan a su disposición una eficaz herramienta de trabajo (todas las versiones escolares y juveniles editadas hasta el momento parten del texto completo). También aspira a llegar a esos posibles lectores que temen no estar a la altura del texto cervantino. 

El rigor filológico de esta obra queda plenamente garantizado tal y como podemos comprobar desde el propio prólogo:

"La presente edición sigue con fidelidad extrema el texto original utilizado, que es la magnífica edición impresa por Ibarra y publicada por la Real Academia Española en 1780, obra magna y orgullo de esta Institución".

Además de suprimir las historias paralelas que no tienen que ver con la trama principal, se reducen radicalmente las notas a pie de página para facilitar la lectura (de hecho, el lector solamente encontrará una que servirá para explicar quién es Avellaneda). También se aplicaron las normas ortográficas más recientes, recogidas en la Ortografía de la lengua española de 2010,y se actualizaron algunos términos que pudieran resultar complejos para el lector actual. Lo dicho: se acabaron las excusas.

2.- Andrés Trapiello siempre ha mostrado un intenso interés por El Quijote y por Cervantes. Prueba de ello son alguno de sus títulos como ...y Cervantes, El final de Sancho Panza y otras suertes, Al morir don Quijote Las vidas de Cervantes. Una biografía distinta. El próximo 2 de junio saldrá a la venta una versión "traducida" al español actual, publicada por Destino, y prologada por Vargas Llosa, especialista en Cervantes.

A diferencia de la propuesta de Reverte (bueno, más bien de la Real Academia Española), esta edición no reproduce la obra original y cuenta con un conjunto de notas a pie de página para aclarar al lector aquellos episodios que requieran un conocimiento preciso sobre cualquier aspecto de la obra. Para que se hagan una idea de cómo será esta adaptación, veamos cómo cambia Trapiello el principio de la obra.

Como todos saben, El Quijote empieza así: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor". Pero en la versión de Trapiello leeremos esto: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía no hace mucho un hidalgo de los de lanza ya olvidada, escudo antiguo, rocín flaco y galgo corredor".

***

¿Qué les parecen estas nuevas propuestas? ¿Creen que llegarán a la gente? ¿Cómo reaccionará la comunidad filológica y docente? ¿Y el público se dejará seducir por estas ediciones más sencillas?