sábado, 21 de marzo de 2015

El señor de las moscas, de William Golding

Hasta ahora, mi participación en el reto Tu blog en libros ha servido para reencontrarme con una lectura hecha hace muchos años y para reconciliarme con una narradora con la que no había empezado con buen pie. Con la siguiente lectura quiero enfrentarme a uno de esos libros que he querido leer desde hace años, pero que siempre queda (por unas cosas o por otras) pendiente. Creo que todos los lectores tenemos una lista interesante de libros por leer, ¿no? El elegido en esta ocasión fue El señor de las moscas, de William Golding. Este libro sale habitualmente en conversaciones sobre literatura, y son muchos los que se llevan las manos a la cabeza cuando digo que no lo leí. Este era uno de esos libros que se recomiendan en el instituto como lectura obligatoria, aunque no se encontraba entre las lecturas que tuvimos que hacer en mi centro, hace ya algunos añitos. Entre los que nos mandaron leer estaban  El guardián entre el centeno (J. D. Salinger), De ratones y hombres (John Steinbeck), El lazarillo de Tormes, y La casa de Bernarda Alba (Lorca), pero no éste. De manera que esta lectura ha sido como volver al instituto. ¡Brindo por ese regreso!


Por cierto, antes de entrar en materia les dejo un enlace a un artículo que habla sobre estos libros que nos obligan a leer en las diferentes etapas de nuestra educación. No tiene desperdicio. De paso pueden dejarme en los comentarios qué libro les dejó marcados (para bien o para mal) en el instituto.


Y ahora sí, vamos al lío.

En esta novela se cuenta la historia de unos niños (el mayor de 13 años, y el más pequeño de 6) que tras un accidente aéreo deben sobrevivir en una isla desierta. No hay adultos, no hay normas y no hay jerarquías. Toca empezar de cero, y asumir responsabilidades. Esta situación límite es el punto de partida de una interesante fábula moral sobre la condición humana. Pronto aparecen perfilados los personajes del grupo: los egos de quienes tratan de asumir el control de la situación, las estrategias de supervivencia, las debilidades, los miedos, el ansia por el poder.... El grupo se organiza. Realizan asambleas para tomar decisiones y crean refugios. Pero pronto hay algo que rompe su unidad: Jack prioriza la caza por encima de cualquier cosa, mientras que Ralph pretende mantener siempre viva una hoguera para poder ser vistos por algún barco que pudiera rescatarlos. La tensión es máxima y aumenta con la misteriosa presencia de una supuesta fiera en la isla, lo cual atemorizará a los muchachos y terminará de dividirlos.

Lo que más me gustó de esta obra es que la alegoría de la condición humana está muy bien construida. Ralph representa la parte social del hombre mientras que Jack es puro instinto. Piggy es un personaje muy interesante. Permanentemente humillado por el resto de compañeros de aventura, resulta imprescindible para ayudar a Ralph en su tarea de liderazgo. Además, tiene algo que ninguno de los otros chicos posee, y que se hace imprescindible para la supervivencia (evito el spoiler para dejar la duda a quienes aún no la hayan leído). El narrador es tremendamente duro con este personaje, sin duda con el que más empaticé de todos. Simon es otro chico interesante. Creo que Golding pretende mostrar con este personaje lo inevitable que es para los hombres preguntarse por la parte espiritual de su existencia. La acción no para nunca, y ese es otro aspecto que destaco de la novela.También me parecen muy interesantes los diálogos, que son determinantes para definir a los personajes. Creo que si la hubiera leído en mi adolescencia me hubiera perdido algunos detalles importantes para la comprensión total de esta historia, y que hubiera sido muy satisfactorio encontrarme con ellos en una segunda lectura adulta.

Por motivos de trabajo cada vez tengo menos tiempo para el blog, lo cual me apena bastante. A pesar de esto, voy completando poco a poco mi reto, que con esta lectura queda del siguiente modo:

A
G
U
A
Chulas y famosas, Terenci Moix
A
T
E El señor de las moscas, William Golding


C
Ó
S
M
Instrucciones para salvar el mundo, Rosa Montero
C
O

Vamos a ver si a lo largo de lo que queda de mes dejo la letra U también cubierta. 

4 comentarios:

  1. Venga ánimo!
    me hace mucha ilu verte rellenando mi reto, en serio ^^
    pues yo precisamente también leí este libro hace poco y concuerdo con tu reseña..
    n lo conocía y me alegro mucho de haberlo leído
    un besazo

    ResponderEliminar
  2. Sí, está bastante bien. Me dijeron que ninguna de las adaptaciones cinematográficas está a la altura, y no me extraña. Un abrazo, Neus.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Aguacate Cósmico! Hace poco comentaste en mi blog. Eres uno de mis nominados para los Liebster Award. A lo mejor ya te han nominado, pero te dejo la información por si te interesa ☺ http://www.noeonoff.com/2015/03/nominacion-los-liebster-award-d.html
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola. Sí, conozco la iniciativa Liebster Award, y participé en ella un par de veces. Gracias, de verdad. Tu blog es genial y está curradísimo. Como ves, no dispongo de mucho tiempo para el blog, pero desde que pueda sentarme y dedicarle un par de horitas con calma, me pongo con tu nominación. Muchas gracias.

    ResponderEliminar