viernes, 20 de febrero de 2015

Mi autor imposible

Ha pasado un montón de tiempo desde mi última entrada (ya saben, obligaciones laborales y académicas), así que espero retomar el ritmo y publicar con intensidad lo que queda de mes. Así, a modo de compensación.

Hoy les quiero hablar de un autor que siempre se me ha resistido. Supongo que todos los lectores nos hemos enfrentado en alguna ocasión a un autor difícil de leer. Algunas veces sucede que solamente se trata del momento equivocado, y un tiempo después acometemos su lectura con total normalidad. El tiempo me ha demostrado que esto no es lo que me sucede con Juan Benet. 

Hace muchos años un compañero de  la universidad me pasó uno de sus libros y me dijo que estaba seguro de que me iba a encantar. Se trata de su obra  Una meditación, de 1970 (a los valientes que se animen les comunico que Seix-Barral la tiene editada), una obra de la que el propio autor dijo que era monótona, un latazo y muy farragosa. Así mismo la sentí yo cuando intenté leerla por primera vez. Generalmente intuyo que un libro no me va a gustar antes de llegar incluso a su primera mitad, pero no suelo dejarlos aparcados en la mesita a pesar de que sepa con total seguridad que no me va a entusiasmar. Quienes hayan leído este blog a menudo sabrán que esto es así. Pero lo que me ocurre con este libro es incontrolable. Y no deja de darme una enorme lástima, ya que son muchos los que aseguran que la narrativa de Benet oculta tras esa difícil lectura tesoros muy valiosos. No me queda más remedio que sucumbir: no he podido terminar Una meditación en ninguna de las más de cinco ocasiones que traté de leerla. Más adelante, uno de los profesores de la carrera nos invitó a leer Volverás a Región (es de 1967 y está publicada por Ediciones Destino, por si se animan). Estamos sin duda ante una de las obras más importantes de la narrativa española de posguerra. Tiene un tono alegórico y la acción está construida con los recuerdos surgidos de una conversación entre un hombre y una mujer. Cuenta la historia de unos combatientes de Región (lugar ficticio y recurrente de Benet) que escapan de la represión.Con esta novela me rendí antes de llegar al punto de no retorno que supone la mitad del libro, es decir, no me rendí tan pronto como con la anterior. Supongo que la temática me interesa demasiado. Aún así, no pude terminarla. Ese fue el momento en el que me di cuenta de que mi relación autor-lector con Benet era lamentablemente imposible. 

Hay otros autores con los que aún no tengo todas las esperanzas perdidas. Hablo de James Joyce. Lo intenté con su Ulysses, y fue imposible. Creo que en este caso llegué a ese libro muy condicionada por los terribles comentarios que algunos de mis amigos (la mayoría filólogos, como yo) me habían hecho sobre esta obra. En esos comentarios aparecía el adjetivo 'infumable' habitualmente, y era difícil escuchar algo positivo.Casualmente la persona que me lo prestó para que lo leyera se declara un fan incondicional de la historia contada por Joyce, y de su peculiar forma de contarla. Asegura que le parece una narrativa cautivadora. Pues ni siquiera ese último impulso otorgado por esta persona  pudo contrarrestar el enorme prejuicio negativo que ya traía sobre la obra. Pero, insisto, no creo que este problema sea tan grave como el de Benet. Algún día trataré de retomar el Ulysses (con éste cierro mi lista de libros inacabados), y de acercarme al resto de la obra de Joyce (sobre todo a Dublineses).


¿Cuál es el autor con el que definitivamente no pueden? ¿A quién han intentado leer en muchas ocasiones sin éxito? Dejen sus nombres en los comentarios y así nos hacemos una lista negra.      ;)

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu post! :) Todos tenemos autores que nos parecen imposibles o libros que se han quedado a medias porque no me ha gustado su forma de escribir o de contar las historias. Ahora mismo no me viene un ejemplo de qué autores pero sin duda los hay... un besazo y ánimo con el blog! :) Todos estamos super ocupados y en ocasiones es difícil compaginar todo, te lo digo por experiencia. Muá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es difícil sacar tiempo para mantener el blog al día, pero se hace lo que se puede. Muchas gracias por comentar. Un abrazo.

      Eliminar