viernes, 27 de febrero de 2015

La casa de las dagas voladoras, de Zhang Yimou

Los amantes de la fotografía no pueden dejar de ver esta bonita película china del 2004, dirigida por ZhangYimou (conocido fundamentalmente por ser el director de Hero), y protagonizada por Zhang Yiyi (la vimos en Tigre y dragón) y Takeshi Kaneshiro. 

La peli se sitúa en  el año 859 a.C., un momento de crisis para la corrupta dinastía Tang que ve cómo diferentes ejércitos rebeldes la desestabilizan. Uno de estos ejército es el de "La casa de las dagas voladoras", que aparece envuelto en una serie de misterios que atrapan al espectador. Dos capitanes reciben la orden de frenar los ataques de este grupo y de destruirlo. Uno de ellos deberá acompañar a una bailarina ciega que con toda seguridad le conducirá al líder de este grupo. Del otro no les diré demasiado para no hacerles spoiler. El problema es que surge el amor entre el capitán infiltrado y la bailarina, que además resulta ser una guerrera excepcional. La trama está servida y no defrauda en ningún momento de la película. 

Pero, como les decía al principio, lo mejor de esta peli no es la historia, ni la dirección, ni la interpretación. Lo mejor, sin duda, es la fotografía.Consiguió en este apartado la nominación a los Oscar de 2004 (el premio aquel año fue para El aviador, por Martin Scorsese con fotografía de Robert Richardson), poco reconocimiento para un excepcional trabajo. Hay escenas en las que juega un papel determinante, como por ejemplo la danza con la que los protagonistas se conocen, o la lucha entre los bambúes. 





Es una película bastante completa. En el argumento la intriga política queda relegada a un segundo planto por una historia de amor compleja con un final inesperado. Las escenas de acción, abundantes, se convierten en auténticas obras de arte, en prodigios estéticos llenos de color y movimiento. La música amalgama el conjunto de una forma muy equilibrada. Una peli fresca y sorprendente más que recomendable.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario