domingo, 9 de noviembre de 2014

Crónica de una charla de Cayo Lara y algunas reflexiones

La semana pasada acudimos a un acto organizado por IU en el que tuvimos ocasión de escuchar a Ramón Trujillo, coordinador de Izquierda Unida Canaria, y a Cayo Lara, coordinador federal de la organización, diputado y portavoz de Izquierda Plural. 

La breve intervención del primero empezó con la palabra crisis, y giró en torno a  la idea de activar a la izquierda como respuesta a la feroz campaña de desmotivación que amenaza desde hace años a votantes y simpatizantes. Trujillo destacó lo necesario que es, ahora más que nunca, aportar e implicarse con el proyecto (especialmente de cara a la cita electoral de mayo), y tratar de hacer frente a los todopoderosos medios de comunicación y a las encuestas, herramientas del sistema. También habló de la necesidad de convergencia, pero de eso nos ocuparemos con calma más adelante.

Cayo Lara comenzó su turno de palabra haciendo alusión a una obra literaria, concretamente a Réquiem por la soberanía popular, de Martín Seco, un diálogo entre Maquiavelo y Rousseau sobre la sociedad actual. Respecto a las encuestas, y continuando con el tema iniciado por su compañero, resaltó que éstas sirven para conocer datos y para condicionar a la ciudadanía. Refiriéndose a las que hemos conocido en los últimos días su conclusión es clara: la tendencia iniciada en las pasadas europeas se consolida, y el bipartidismo pierde para que las fuerzas de izquierda suban como la espuma. Una lectura un poco más objetiva y menos amarillista, sin duda, que la de la prensa, ¿no creen?

Cayo Lara ha visitado en estos días Lanzarote, El Hierro y Tenerife. De su paso por las islas concluye que es una ofensa la pérdida de 700 millones anuales por el mal uso de la Reserva para Inversiones en Canarias, que es un atraso la reducción de hectáreas de producción de 195.000 a 35.000, que no es posible permitir la privatización del 45% de AENA, y que el ministro Soria es el peor enemigo de las islas. Ya saben: en materia de turismo se fomenta el empleo basura, en materia de industria se presta apoyo incondicional a las multinacionales, aunque sea a costa de nuestro medio ambiente en el caso de las prospecciones, y en materia de energía obvia las renovables, la solución más lógica para el archipiélago.

La siguiente parte de su discurso se centró en propuestas concretas para las próximas elecciones. Es llamativo el número de veces que insistió en la importancia de contar con un programa concreto y sin ambigüedades. Programa, programa y más programa para tener herramientas con las que gobernar. Habló de un salario mínimo de 1.100 euros, y puso como referencia que el de Francia es de 1.400. ¡Cómo ha cambiado el concepto de "milesurista" en apenas cinco años! También señaló que se podría poner un salario máximo, principalmente en el sector público, pero sin descartar las empresas privadas. Es una cuestión de ética, ¿verdad? Otra propuesta nace al calor de las grandes tramas de corrupción, pero también como respuesta a las grandes ventajas fiscales que han  tenido los grandes defraudadores:  inspectores de hacienda que, más allá de presionar a aquellos que tratan de buscarse la vida como buenamente pueden, se dediquen a perseguir y castigar a los responsables de que el fraude anual ascienda a 80.000 millones. Hay propuestas para ser eficaces y creíbles con los casos de corrupción. La impunidad de quienes roban dinero público debe ser la vergüenza de un gobierno que se cree moderno y democrático. El propio Cayo Lara aseguró que la democracia le viene grande al PP. Por tanto, se propone agilizar la justicia y no ser condescendiente con los ladrones. Es decir, no conceder el tercer grado a Matas, por ejemplo. Proceso constituyente, fondo de empleo y desarrollo, modelo más eficaz de economía productiva: un paquete de medidas definitivamente diferentes y realmente alternativo al panorama político actual. Un programa completo y concreto.

Tras esta intervención, llegaba el turno del público asistente. ¿Saben sobre qué iban la mayoría de preguntas dirigidas al señor Lara? Efectivamente: sobre PODEMOS y sobre Pablo Iglesias. La gente quería saber por qué motivo IU no ha sabido llegar al electorado de la forma que lo ha hecho PODEMOS, y cómo es posible que, compartiendo la misma línea de pensamiento en muchas materias, la organización liderada por Pablo Iglesias haya sabido convertir ese estigma tan asociado a los pensamientos de izquierda en una clara ventaja. Probablemente muchos de los asistentes hayan salido del acto sin tener una respuesta clara a esta duda, pero lo que sí dejaron claro los ponentes es la imperiosa necesidad de converger para hacer frente de manera seria al enemigo común, a este bipartidismo lleno de sospechosos habituales. No sé hasta qué punto los militantes y simpatizantes están de acuerdo con una alianza con esta nueva formación.

Afinidades políticas aparte, quisimos dejar constancia de lo escuchado en esa charla para celebrar que hay una diferencia abismal entre las caras que representan a las diferentes formaciones políticas, y que es agradable escuchar a un representante de ciudadanos que habla, al menos, con sentido común, con más cercanía a las personas que a la gran maquinaria económica que maneja nuestro destino y de la que somos necesariamente ajenos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario