sábado, 29 de noviembre de 2014

Black Friday

El hombre, animal racional
Siempre importando estupideces, y constantemente perpetuando el mensaje. ¡Consumid, malditos, consumid! El fenómeno de las Noches en blanco y de los Black Friday que se extiende a todo el fin de semana, surge estratégicamente para completar un calendario de consumo que tenía cierto vacío en estas fechas previas a las brutales compras navideñas. Siempre estamos motivados a consumir por la gran maquinaria del capitalismo. Y lo peor de todo es que funciona. Empezamos el año con las rebajas de enero. Aprovechamos que vamos a cambiar los regalos que no nos sirven, y al momento tenemos las rebajas. Éstas se prolongan hasta  febrero, mes en el que además tenemos que comprar un regalo para San Valentín, o un auto regalo si estamos solteros, separados o viudos para combatir la frustración que supone estar tan rodeados de amor y sin compañía en tan entrañable fecha. Como auto regalo también está incluida la pertinente terapia psicológica para superar el drama. Por cierto, no debemos olvidarnos de la inversión para los carnavales. Con marzo llegan las compras para la nueva temporada. Ya saben: ya es primavera en El Corte Inglés. Por otro lado es imprescindible comprar algo a nuestro padre para conmemorar su día. Abril sirve para completar el armario de cara a la primavera, y también tenemos las vacaciones de Semana Santa. En mayo es el turno de mamá: madre sólo hay una, y se merece un regalo aunque nunca la llames ni la visites. Si el día del trabajador permite hacer un puente, pues escapada se ha dicho. Junio, julio y agosto son meses de consumo continuo: vacaciones, rebajas, compras para el verano y para el otoño, escapadas, las fiestas del pueblo... Y el final de esta etapa de consumo estival da paso a un segundo agosto para el mercado: septiembre y la vuelta al cole. ¿Alguna vez han visto esas listas enormes que los colegios facilitan a los padres cuando llega la hora de volver a clase? ¿Es normal que inviten a los padres a comprar un número determinado de gomas de borrar, o de lápices, o una marca determinada de lápices de colores? El consumo se dispara además con las tonterías que los niños aprenden constantemente: "Mami, yo quiero la mochila de las Monster High", "Y yo la de Pokemon". ¿Quién tiene valor a comprar a sus hijos un estuche normal o una mochila normal en la que no figure ninguna marca que ayude al niño a socializar como dios manda? Los padres no permitirán que eso suceda jamás. En octubre importamos "jalogüín" porque era infinitamente más rentable que las tradicionales fiestas católicas. Ahora, consumimos el doble o el triple: las flores para ir al cementerio a honrar a los difuntos, los dulces típicos, y los disfraces atípicos. Ah, y si tenemos adolescentes a nuestro cargo, la entrada para la macrofiesta de turno, para que el joven socialice. El hueco de noviembre se va llenando poco a pooco con estas iniciativas de las que hablábamos antes: las noches en blanco y, cada vez con más fuerza, el black friday. Así, vamos acostumbrándonos poco a poco al ritmo de consumo impuesto por estas fechas. Ah, por cierto. Hay que ir pensando en las próximas vacaciones de verano (ya empiezan las ofertas de cruceros), y en lo que vamos a hacer en Navidad. Pero para eso está diciembre, el mes del consumo por excelencia. Cantidades ingentes de comida cara, ropa de fiesta, cotillones, regalos de Reyes y de Papá Noel (oportuna importación ésta), lotería, decoración navideña... Y en enero, empieza de nuevo el ciclo. Quejándonos de la terrible cuesta, pero agradeciendo que las rebajas alivian un poco esta dificultad. 

¡Qué bien funciona el sistema!

4 comentarios:

  1. Madre mía, nunca me había parado a analizar el "calendario consumista". Da miedo.

    Una entrada genial.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que da miedo. Insisto: ¡qué bien montado se lo tienen, y qué bien funciona el sistema! Gracias por comentar, Irene.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta tu blog!! Te he nominado a un premio Liebster Award, pásate por mi blog http://cosmeticadelos.blogspot.com.es/2014/12/mi-sexto-liebster-award.html
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! Michísimas gracias. Me pondré con ello a lo largo de esta semana. Me paso por tu canal ya mismo. Un abrazo, y felices fiestas.

      Eliminar