sábado, 29 de noviembre de 2014

Black Friday

El hombre, animal racional
Siempre importando estupideces, y constantemente perpetuando el mensaje. ¡Consumid, malditos, consumid! El fenómeno de las Noches en blanco y de los Black Friday que se extiende a todo el fin de semana, surge estratégicamente para completar un calendario de consumo que tenía cierto vacío en estas fechas previas a las brutales compras navideñas. Siempre estamos motivados a consumir por la gran maquinaria del capitalismo. Y lo peor de todo es que funciona. Empezamos el año con las rebajas de enero. Aprovechamos que vamos a cambiar los regalos que no nos sirven, y al momento tenemos las rebajas. Éstas se prolongan hasta  febrero, mes en el que además tenemos que comprar un regalo para San Valentín, o un auto regalo si estamos solteros, separados o viudos para combatir la frustración que supone estar tan rodeados de amor y sin compañía en tan entrañable fecha. Como auto regalo también está incluida la pertinente terapia psicológica para superar el drama. Por cierto, no debemos olvidarnos de la inversión para los carnavales. Con marzo llegan las compras para la nueva temporada. Ya saben: ya es primavera en El Corte Inglés. Por otro lado es imprescindible comprar algo a nuestro padre para conmemorar su día. Abril sirve para completar el armario de cara a la primavera, y también tenemos las vacaciones de Semana Santa. En mayo es el turno de mamá: madre sólo hay una, y se merece un regalo aunque nunca la llames ni la visites. Si el día del trabajador permite hacer un puente, pues escapada se ha dicho. Junio, julio y agosto son meses de consumo continuo: vacaciones, rebajas, compras para el verano y para el otoño, escapadas, las fiestas del pueblo... Y el final de esta etapa de consumo estival da paso a un segundo agosto para el mercado: septiembre y la vuelta al cole. ¿Alguna vez han visto esas listas enormes que los colegios facilitan a los padres cuando llega la hora de volver a clase? ¿Es normal que inviten a los padres a comprar un número determinado de gomas de borrar, o de lápices, o una marca determinada de lápices de colores? El consumo se dispara además con las tonterías que los niños aprenden constantemente: "Mami, yo quiero la mochila de las Monster High", "Y yo la de Pokemon". ¿Quién tiene valor a comprar a sus hijos un estuche normal o una mochila normal en la que no figure ninguna marca que ayude al niño a socializar como dios manda? Los padres no permitirán que eso suceda jamás. En octubre importamos "jalogüín" porque era infinitamente más rentable que las tradicionales fiestas católicas. Ahora, consumimos el doble o el triple: las flores para ir al cementerio a honrar a los difuntos, los dulces típicos, y los disfraces atípicos. Ah, y si tenemos adolescentes a nuestro cargo, la entrada para la macrofiesta de turno, para que el joven socialice. El hueco de noviembre se va llenando poco a pooco con estas iniciativas de las que hablábamos antes: las noches en blanco y, cada vez con más fuerza, el black friday. Así, vamos acostumbrándonos poco a poco al ritmo de consumo impuesto por estas fechas. Ah, por cierto. Hay que ir pensando en las próximas vacaciones de verano (ya empiezan las ofertas de cruceros), y en lo que vamos a hacer en Navidad. Pero para eso está diciembre, el mes del consumo por excelencia. Cantidades ingentes de comida cara, ropa de fiesta, cotillones, regalos de Reyes y de Papá Noel (oportuna importación ésta), lotería, decoración navideña... Y en enero, empieza de nuevo el ciclo. Quejándonos de la terrible cuesta, pero agradeciendo que las rebajas alivian un poco esta dificultad. 

¡Qué bien funciona el sistema!

viernes, 28 de noviembre de 2014

Ballenas y delfines: ¿en libertad o en cautiverio?

El miéroles asistimos en el Ateneo Miraflores (Santa Cruz de Tenerife) a la primera de las sesiones del encuentro "Ballenas y delfines: ¿en libertad o en cautiverio?". En esta ocasión Mercedes Hernández Domínguez, coordinadora del proyecto Gran Simio y Cetáceo Libre, fue la encargada de dar comienzo a la actividad con una charla que invitaba al debate sobre la situación de estos animales sorprendentes que nos empeñamos en poseer, maltratar y explotar. En su intervención Mercedes aportó datos sobre cómo afecta la cautividad a los hábitos de los cetáceos, y sobre el estado de la cuestión en los diferentes países del mundo. El negocio de la naturaleza cautiva es muy fructífero en España, que es el país europeo con mayor número de delfinarios. En este mapa de la vergüenza, Canarias se sitúa como la segunda comunidad autónoma con más cetáceos explotados, sólo por detrás de la Comunidad Valenciana. 

A continuación tuvo lugar la emisión de la película documental Blackfish. Cuando me enteré del estreno de esta cinta tuve un gran interés en verla, pero en la isla su proyección duró solamente cuatro días y no recibió ningún tipo de publicidad. No sea que la gente del Loro Parque se enfade. Apenas nos enteramos de la existencia de una película que ha causado un enorme impacto en el resto del mundo, y que ha logrado que muchos ciudadanos se cuestionen su opinión sobre los espectáculos con  mamíferos marinos. La peli conjuga a la perfección la doble vertiente del problema: el hecho en sí del cautiverio y lo que ello supone para los animales, y el resto de situaciones lamentables alrededor de este hecho, especialmente el peligro de los entrenadores de orcas. Blackfish cuenta la historia de Tilikum, una orca responsable de la muerte de tres entrenadores. La tesis que se defiende es que este animal se vuelve agresivo tras ser separado de su familia de manera violenta, y por las pésimas condiciones de vida que tiene en los parques en los que le obligan a trabajar. Se ataca directamente a los gigantes de este negocio, especialmente a SeaWorld, donde malvive y es explotada. Tilikum es un semental que ha tenido doce crías cuyos destinos también parecen estar vinculados a que algunos se lucren manteniéndolas en un hábitat ajeno a su naturaleza. Estos magnates del maltrato animal, pertrechados de su correspondiente gabinete de abogados, y avalados por los ingentes ingresos anuales que consiguen, esquivan las acusaciones y mienten a la gente para mantener su imagen limpia. No es cierto que la mayoría de los ejemplares de orca terminen con su aleta dorsal doblada. Eso sucede si están en cautividad. No es cierto que su esperanza de vida aumente. Al contrario, disminuye notablemente mientras los turistas pagan y aplauden. No son ballenas asesinas: son ballenas que se defienden. Y no son juguetes para el lucro del humano de turno: son familias.

Tras la proyección tuvo lugar un rico debate. Loro Parque ocupó un buen espacio de éste. Su éxito entre el gran número turistas que recalan en la isla principalmente para visitar este centro, y el importante número de contratos publicitarios que maneja, hacen de este lugar una máquina de hacer dinero y, por tanto, es un intocable apoyado por las instituciones de todo el archipiélago. En las diferentes intervenciones se destacó algo que aparecía recogido en la película: este tipo de parques mienten sin pudor. Los animales no viven más en cautividad que en libertad, ni están más contentos en sus jaulas que fuera. Uno de los asistentes hizo a este respecto una metáfora muy acertada. Si a cualquier humano nos encarcelaran en el sitio más estupendo del mundo, con comida garantizada a diario, y piscina, y solarium y todo tipo de comodidades, tampoco querríamos estar así el resto de nuestras vidas. No seríamos capaces de renunciar a nuestra libertad por esas comodidades. ¿Qué nos hace pensar que a las orcas sí? Y, por otro lado, ¿quiénes nos creemos para decidir por ellas? Otros asistentes insistieron en la obsesión del ser humano por controlar todas las especies. La educación juega un papel crucial en este asunto, y evidentemente salió a relucir en el debate. El motivo principal por el que los adultos van a este tipo de parques es para que sus niños vean a los animales. ¿Qué les estamos enseñando sobre animales?  ¿Qué opinión se van a formar de este asunto si les compramos un peluche de orquita precioso y les hacemos pasar una jornada inolvidable?



Desde Aguacate Cósmico fuimos a este acto plenamente convencidos de que visitar lugares como el Loro Parque, o llevar a los niños al circo no es sino la más evidente muestra de que somos una especie despreciable. Aún así, aprendimos muchísimas cosas y nos sentimos muy felices de que la perspectiva de la gente con respecto a los animales vaya, poco a poco, cambiando de rumbo. Comprendemos que es un reto difícil, ya que vivimos en un país en el que se sigue considerando cultura maltratar a un toro hasta la muerte, pero emergen voces cargadas de sentido común entre tanto despropósito. Y se agradece especialmente que esto suceda en un lugar al que cada año cientos de discapacitados emocionales asisten para aplaudir a las orcas maltratadas y encima pagar por ello una pasta gansa.

El 3 de diciembre tendrá lugar la segunda sesión de este pequeño ciclo que persigue concienciar a más ciudadanos y que más gente se comprometa con esta causa tan necesaria. Proyectarán el documental The Cove, que gira en torno a la caza salvaje de delfines. Aquí les dejo el trailer por si se animan a acercarse al Ateneo Miraflores.


martes, 18 de noviembre de 2014

Cuestión de amor propio, de Carmen Riera

No es por cuestionar las buenas críticas que he leído de esta novela antes de leerla. Supongo que se trata de una simple cuestión de gustos. El caso es que no me gustó nada en absoluto. 

Cuenta la historia de una escritora a las puertas de los cincuenta que rompe la correspondencia con su amiga Ingrid durante un año. Por fin, decide devolverle todas las cartas recibidas y explicarle su ausencia. La novela es una carta en la que le confiesa que ha estado fatal y ha valorado incluso acabar con su vida tras romper una relación de menos de una semana de duración. Era el primer encuentro que esta mujer tenía, al parecer, tras su divorcio, más de un lustro atrás. Lo que la protagonista llama relación no deja de ser un fracaso monumental al que reacciona de un modo patético. Me ahorraré contarles el desenlace (aislado tiene cierta gracia, al menos si se compara con el resto del texto que, desde mi humilde opinión, es más bien flojo), por si alguien siente curiosidad y quiere acercarse a esta novela epistolar. 

En honor a la verdad, el tono ñoño y cursi va en sano decrecimiento. La actitud de la protagonista invita a no empatizar con ella de ningún modo, y uno consigue sentirse más cerca de la receptora de la carta, de la que apenas conocemos algunos detalles. La escritora, llamada Ángela, tiene un perfil peligroso:  es infantil, neurótica, acomplejada, insegura, débil...Y es así, especialmente, por sus relaciones con los hombres. No logró conmoverme en absoluto una mujer que deja de escribir, pierde sus contactos con amigos, y enferma por una relación esporádica, y encima pretende vengarse. 

Más allá de la trama y de la protagonista, no soy capaz de extraer algo satisfactorio o positivo de esta novela. Ni siquiera suponiéndole una irreal lectura irónica me aportaría alguna alegría. Aunque un libro no me deje buen sabor de boca, siempre logro extraer algo interesante, no sé, las descripciones de lugares o paisajes, la evolución de alguno de los personajes, alguna trama secundaria que compense el tedio del argumento principal... En esta lectura no fui capaz de dar con esa burbuja de calidad. Ni siquiera puedo decir algo positivo sobre las innumerables referencias literarias que pueblan la obra, no porque la selección sea mala, sino porque su presencia me parece forzadísima y fuera de lugar. Un exceso de erudición que no cabría o no encajaría incluso si la historia fuera buena. 

No sé si alguien ha leído esta novela de Carmen Riera. Si es así me encantaría saber su opinión al respecto. Hoy por hoy, y tras su lectura, no tendría problemas en colocarla en mi TOP 5 de novelas que menos me han gustado, y estaría muy bien posicionada. ¿Cuáles han sido los libros que menos les han gustado? Esperamos sus comentarios. 

sábado, 15 de noviembre de 2014

El efecto de la luna, de Georges Simenon

En esta obra firmada por el creador de Jules Maigret, Simenon nos cuenta la historia de Joseph Timar, un joven con contactos importantes en Europa que llega al Gabón colonial con la intención de trabajar en una de las factorías instaladas allí por los colonos. Pero nada le va a salir como había planeado. No logra acceder al puesto de trabajo que tenía apalabrado, y pasa mucho tiempo en el bar del hotel en el que se hospeda, el único hotel regentado por europeos en la capital de Gabón. En un periodo muy breve de tiempo se suceden dos muertes: la del marido de Adèle, propietaria del hotel, y la de Thomas, un boy que trabaja para ellos. El primero muere por enfermedad, pero Thomas, el criado, es asesinado. Adéle y Timar, que protagonizan una curiosa relación, huyen tras estos acontecimientos a la selva, en la que han conseguido una concesión con la que aspiran a ganar el dinero suficiente para regresar a  Francia. Allí Timar sufre dengue, y se va deteriorando cada vez más, tanto física como mentalmente. Los celos y las dudas sobre el comportamiento de su compañera le asedian, y bebe demasiado para superar su difícil adaptación al continente africano. La resolución del asesinato de Thomas certifica su delirio.

Esta novela está llena de notas autobiográficas:  la región de la Rochelle, el mar y los ríos, el alcohol, el cambio de carácter por la enfermedad, los celos... Hay mucho de Simenon en este pequeño texto. Pero también hay una fuerte crítica al modelo colonial y a las explotaciones. Las jerarquías de indígenas y colonos quedan bien descritas, tanto que fue acusado de difamación e injurias. Asegura en las páginas de la novela que nos ocupa que "Tampoco había hostilidad. Eran blancos. Hacían lo que querían porque eran blancos". El protagonista, solamente durante la parte más dura de sus delirios, se cuestiona hasta qué punto es normal esa actitud con los indígenas de Gabón, y trata desde su estado febril de verlos como hombres y no como objetos sumisos. 

Es una novela corta y entretenida, recomendable para los que quieran acercarse a un Simenon que no escribe sobre Maigret, para los que estén interesados en este periodo de explotación colonial europea, y para los que gusten de personajes al límite de sus emociones. Aunque algunos hechos de la trama están narrados quizá demasiado rápido, el ritmo de la novela es bueno y atrapa al lector con facilidad. La pueden encontrar, como una buena parte de la ingente obra de Simenon, en Tusquets Editores.

¿Qué otras novelas de Simenon les han gustado? Esperamos sus comentarios.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

JETA DE CEMENTO noviembre 2014

Desde luego, este mes está siendo muy activo en esto de las corruptelas. Hemos tenido que hacer una criba para poder elegir al premiado del mes, pero lo hacemos con la confianza de que los candidatos que quedan atrás en esta ocasión volverán pronto a la palestra de la vergüenza. Granados empezó fuerte, postulándose con tanto empeño que pasa ya sus primeras semanas en la cárcel, para sorpresa de Esperanza Aguirre, que nada sospechaba, que nada sabía. También tenemos muchas esperanzas puestas en  El pequeño y entrañable Nicolás. Esperemos que en las próximas semanas podamos tener acceso al sumario de su caso para ponerle así en lo más alto de este podio de corruptos, tal y como presuntamente se merece. La chulería de la alcaldesa de Alicante y del vicealdalde de Valencia (Sonia Castedo, alias "La doblemente imputada", y Alfonso Grau) no ha sido suficiente para obtener nuestro premio, y es que...el amor ha triunfado. 

El ganador del JETA DE CEMENTO de este mes es el senador del amor, el latin lover del PP, el Willy Fog de Extremadura: José Antonio Monago.

Él sabe, como la Carrà, que para hacer bien el amor hay que venir al sur. Por eso, como buen extremeño conquistador, no dudó en regalarse más de 30 viajecitos a las islas para verse con una compañera de partido con la que compartía mucho más que ideales políticos. ¡Qué bonito es el amor cuando el contribuyente paga las visitas a tu media naranja!

Monago debe lamentar profundamente que sea precisamente ahora cuando se filtre esta deshonrosa información. Había llevado con cierta dignidad esta incómoda situación de gobernar junto a IU y se presentaba como una de las caras más amables del PP, o al menos de este PP bajo sospecha permanente (en el país de los ciegos, el tuerto es el rey). Parece raro que todo este turbio asunto de los viajes a las islas salga ahora, ¿verdad? Nos encantaría saber los detalles de cómo salió la noticia a la luz.

Nuestro ganador jamás se hubiera alzado con el premio de este mes si hubiera explicado razonablemente lo sucedido, e incluso si hubiera sabido rectificar a tiempo. Pero antes de solicitar la comparecencia en los organismos pertinentes para explicar lo que todos sospechamos aseguró que lo sucedido era perfectamente normal. Es decir, que los senadores tienen transporte a su disposición para llevar a cabo todas las ocupaciones propias de su cargo. Pero, ¿qué responsabilidades políticas pueden llevar a un senador por Extremadura a Tenerife? Ofendido por las insinuaciones, aseguró que, por supuesto, no va a dimitir. Y todo esto, con el total respaldo de su partido y, por tanto, del Gobierno de la nación. El jurado de este premio mensual valora mucho este tipo de comportamientos: las mentiras dichas con tanta tranquilidad y sin ruborizarse ni lo más mínimo son síntoma inequívoco de tener toda una jeta de cemento.  Finalmente aseguró que devolvería cada uno de los céntimos invertidos en esos viajes de "trabajo como senador". Por cierto, no busquen nada de información sobre este tema en la televisión autonómica bajo el mando de Monago. Ya saben, la tele del pueblo. Quedamos a la espera de sus explicaciones del día 27 de este mes, ya que quizá ese día tengamos la versión definitiva de lo sucedido.

Más allá de la honorabilidad del señor Monago, este asunto ha generado un debate sobre los privilegios de los senadores y de los diputados. Al margen de lo legítimo  que pueda ser que los desplazamientos de estos señores corran a cargo del dinero de los contribuyentes, está el descontrol que se tiene sobre la tramitación de estas gestiones. No están obligados a dar el motivo de ninguno de los viajes que compran en las agencias de las Cámara, según podemos leer en El País. No hay transparencia de ningún tipo, como hemos podido comprobar. El propio presidente del Congreso ha declarado que está totalmente en contra de que la institución que preside controle o administre los viajes de los diputados. ¡Viva el vino!, como diría Miguel Ángel Revilla. Casi 20.000 euros al año para los viajes de cada diputado,  y 3.000 más para taxis sin restricciones horarias (en el Reino Unido los diputados pueden usar este medio de transporte exclusivamente en horario nocturno), y no hay que establecer ningún protocolo de control. ¡Como si fueran de fiar! Cabe aún alguna pregunta más: ¿por qué hemos permitido que los que ejerzan el ejercicio de la política se hayan convertido en privilegiados en nuestra cara y a nuestra costa?

En esta ocasión queremos además hacer una mención especial a una repugnante publicación que se ha podido ver en la prensa de estos días. Nuestro premiado viajaba asiduamente a las islas para visitar a una compañera del partido residente en Santa Cruz de Tenerife. Esta misma mujer, como ya todos saben, mantuvo un tiempo después otra relación con otro pepero, en este caso de Teruel, y al parecer con una vivienda en la isla. La Razón solamente es capaz de dar una interpretación: esta mujer es una "cazadiputados". El PP le exculpa y arropa en un acto público para que quede claro que le han traicionado y están de su lado, y este medio de comunicación prefiere que la responsabilidad caiga sobre esta mujer. ¿Creen que le obligaba a pagar los vuelos con el dinero de todos? No podemos explicar el asco que nos provocó esta portada. Quizá para publicaciones de este tipo deberíamos crear el premio NÁUSEA DE ORO, pero sería injusto que se lo llevara el 90% de las veces el mismo.

Pues nada, querido Monago, disfruta de tu premio. Y de lo que te queda de legislatura. 

domingo, 9 de noviembre de 2014

Crónica de una charla de Cayo Lara y algunas reflexiones

La semana pasada acudimos a un acto organizado por IU en el que tuvimos ocasión de escuchar a Ramón Trujillo, coordinador de Izquierda Unida Canaria, y a Cayo Lara, coordinador federal de la organización, diputado y portavoz de Izquierda Plural. 

La breve intervención del primero empezó con la palabra crisis, y giró en torno a  la idea de activar a la izquierda como respuesta a la feroz campaña de desmotivación que amenaza desde hace años a votantes y simpatizantes. Trujillo destacó lo necesario que es, ahora más que nunca, aportar e implicarse con el proyecto (especialmente de cara a la cita electoral de mayo), y tratar de hacer frente a los todopoderosos medios de comunicación y a las encuestas, herramientas del sistema. También habló de la necesidad de convergencia, pero de eso nos ocuparemos con calma más adelante.

Cayo Lara comenzó su turno de palabra haciendo alusión a una obra literaria, concretamente a Réquiem por la soberanía popular, de Martín Seco, un diálogo entre Maquiavelo y Rousseau sobre la sociedad actual. Respecto a las encuestas, y continuando con el tema iniciado por su compañero, resaltó que éstas sirven para conocer datos y para condicionar a la ciudadanía. Refiriéndose a las que hemos conocido en los últimos días su conclusión es clara: la tendencia iniciada en las pasadas europeas se consolida, y el bipartidismo pierde para que las fuerzas de izquierda suban como la espuma. Una lectura un poco más objetiva y menos amarillista, sin duda, que la de la prensa, ¿no creen?

Cayo Lara ha visitado en estos días Lanzarote, El Hierro y Tenerife. De su paso por las islas concluye que es una ofensa la pérdida de 700 millones anuales por el mal uso de la Reserva para Inversiones en Canarias, que es un atraso la reducción de hectáreas de producción de 195.000 a 35.000, que no es posible permitir la privatización del 45% de AENA, y que el ministro Soria es el peor enemigo de las islas. Ya saben: en materia de turismo se fomenta el empleo basura, en materia de industria se presta apoyo incondicional a las multinacionales, aunque sea a costa de nuestro medio ambiente en el caso de las prospecciones, y en materia de energía obvia las renovables, la solución más lógica para el archipiélago.

La siguiente parte de su discurso se centró en propuestas concretas para las próximas elecciones. Es llamativo el número de veces que insistió en la importancia de contar con un programa concreto y sin ambigüedades. Programa, programa y más programa para tener herramientas con las que gobernar. Habló de un salario mínimo de 1.100 euros, y puso como referencia que el de Francia es de 1.400. ¡Cómo ha cambiado el concepto de "milesurista" en apenas cinco años! También señaló que se podría poner un salario máximo, principalmente en el sector público, pero sin descartar las empresas privadas. Es una cuestión de ética, ¿verdad? Otra propuesta nace al calor de las grandes tramas de corrupción, pero también como respuesta a las grandes ventajas fiscales que han  tenido los grandes defraudadores:  inspectores de hacienda que, más allá de presionar a aquellos que tratan de buscarse la vida como buenamente pueden, se dediquen a perseguir y castigar a los responsables de que el fraude anual ascienda a 80.000 millones. Hay propuestas para ser eficaces y creíbles con los casos de corrupción. La impunidad de quienes roban dinero público debe ser la vergüenza de un gobierno que se cree moderno y democrático. El propio Cayo Lara aseguró que la democracia le viene grande al PP. Por tanto, se propone agilizar la justicia y no ser condescendiente con los ladrones. Es decir, no conceder el tercer grado a Matas, por ejemplo. Proceso constituyente, fondo de empleo y desarrollo, modelo más eficaz de economía productiva: un paquete de medidas definitivamente diferentes y realmente alternativo al panorama político actual. Un programa completo y concreto.

Tras esta intervención, llegaba el turno del público asistente. ¿Saben sobre qué iban la mayoría de preguntas dirigidas al señor Lara? Efectivamente: sobre PODEMOS y sobre Pablo Iglesias. La gente quería saber por qué motivo IU no ha sabido llegar al electorado de la forma que lo ha hecho PODEMOS, y cómo es posible que, compartiendo la misma línea de pensamiento en muchas materias, la organización liderada por Pablo Iglesias haya sabido convertir ese estigma tan asociado a los pensamientos de izquierda en una clara ventaja. Probablemente muchos de los asistentes hayan salido del acto sin tener una respuesta clara a esta duda, pero lo que sí dejaron claro los ponentes es la imperiosa necesidad de converger para hacer frente de manera seria al enemigo común, a este bipartidismo lleno de sospechosos habituales. No sé hasta qué punto los militantes y simpatizantes están de acuerdo con una alianza con esta nueva formación.

Afinidades políticas aparte, quisimos dejar constancia de lo escuchado en esa charla para celebrar que hay una diferencia abismal entre las caras que representan a las diferentes formaciones políticas, y que es agradable escuchar a un representante de ciudadanos que habla, al menos, con sentido común, con más cercanía a las personas que a la gran maquinaria económica que maneja nuestro destino y de la que somos necesariamente ajenos.


jueves, 6 de noviembre de 2014

Un poema de César Vallejo

César Vallejo no es un poeta fácil de leer. Humanista por definición, su lenguaje poético bebe de las vanguardias en busca de su personal y compleja voz. En esta ocasión me gustaría compartir uno de sus poemas más sencillos desde el punto de vista formal, pero intensamente emotivo y solidario en su contenido. Disfrútenlo.


Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: "¡No mueras, te amo tanto!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
"¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando: "¡Tanto amor, y no poder nada contra la muerte!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos, 
con un ruego común: "¡Quédate, hermano!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporose lentamente,
abrazó al primer hombre; echose a andar.