domingo, 19 de octubre de 2014

JETA DE CEMENTO octubre 2014


Bienvenidos a esta nueva sección en la que "premiaremos" a los personajes que cada mes destaquen más por su deshonesto comportamiento.

El premio de este primer mes no puede ir exclusivamente a una única persona, ni siquiera aunque trate de comprárnoslo. El Jeta de cemento de octubre de 2014 es para (redoble de tambor): EL EQUIPO BLACK. Sí, amigos. Hay que tener la jeta de cemento armado  y ser asquerosamente insaciable como para tener y usar esas tarjetas opacas teniendo un sueldo que es signo inequívoco de la arraigada desigualdad en la que vivimos en España,  y gozando de dietas y comisiones legales pero inmorales. Tienen un prestigio social que no merecen y que no se corresponde con la realidad. No contentos con esto, son propietarios de tarjetas ilegales pero de dudosa moralidad y hacen con ellas todo tipo de compras, desde las diarias del supermercado, hasta las frecuentes de putas fiestas y copas.

Mientras decenas de preferentistas mayoritariamente con escasa cultura financiera, o analfabetos que no sabían lo que firmaban en el más cruel de los casos, veían cómo perdían el acceso a sus ahorros de toda la vida, nuestros premiados no se privaban de nada en absoluto. Vacaciones de lujo, lencería, alcohol, fiestas, compras en supermercados, parkings (estar forrado y pagar el aparcamiento con una tarjeta de este tipo nos lleva a pensar que eso de llevar corbata no impide ni un poquito ser cutre y casposo), joyas, restaurantes de 4 y 5 tenedores, gasolina... El periódico El País ha preparado una detallada lista de los gastos de cada miembro de nuestro premiado Equipo Black. Entren en el siguiente enlace e indígnense.

http://elpais.com/especiales/2014/tarjetas-opacas-caja-madrid/

Entre nuestros premiados también hay coleccionistas de imputaciones. Ahí están Rato y Blesa a la cabeza. Creo que si este premio se entragara físicamente sería justo que estos dos fueran los encargados de recibirlo en nombre de todos los demás y de hacer el pertinente discurso en el escenario.

Rato siempre ha sido un peso pesado del PP, un gran experto en economía respetado a nivel internacional. Mientras orquestaba la ruina de Bankia tiraba de Black para todo, incluso para esos típicos cargos de entre 300 y 500 euros en salas de fiesta y pubs que se suelen pagar a las 15:00 de la tarde. Como nosotros no somos expertos economistas y estamos fuera de este digno mundo de la política, no sabemos que los gastos de representación incluyen la compra reiterada de instrumentos musicales, la retirada de hasta 9.000 euros en cajeros en apenas unos días, o los gastos en plantas por valor de 600 euros (euro arriba, euro abajo). Es curioso. Los ancianos semianalfabetos que sabían perfectamente lo que es una preferente y los beneficios que reporta, tampoco lo entienden. Peluquerías, tiendas de ropa, ferreterías, farmacias... En opinión de nuestro amigo "Rodrigo el insaciable" todos estos conceptos caben en la etiqueta de gastos de representación. Y si no te entra en al cabeza, haber estudiado, o haberte afiliado al PP.

La tarjeta de Blesa, multi imputado y sospechoso habitual, también echaba humo. ¡Cómo no premiar a un tipo que es capaz de gastarse de una sola vez cerca de 80 euros en una heladería! ¡Y 230 en otra ocasión en el mismo concepto! Lo que sacaba Blesa en el cajeero era el típico cash que está bien llevar encima por si las moscas (unos 600 euros), y su gasto estrella era la gasolina (a Blesa le gusta la gasolina, dale más gasolina). Comparte con Rato el gusto por la buena gastronomía, ése que tendríamos todos si los papeos de lujo nos salieran gratis. También le gusta viajar, pero no tanto leer. Apenas encontramos gastos en librerías. Y eso que los balnearios que frecuentaba debían ser un lugar tranquilo para la lectura. Este señor usaba su tarjeta para gastos de menos de un euro en cabinas telefónicas. Lo dicho, digno ganador Jeta de Cemento.

Blesa se encuentra entre los 10 portadores de tarjetas black que más gastaron en total, ocupando un puesto de honor en una deshonrosa lista encabeza por Ildefonso Sánchez Barcoj con la cantidad de 574.000 euros. Pero hay más. ¿Qué pueden tener en común personas de universos tan definitivamente opuestos como Artuto Fernández (líder empresarial) y Rafael Torres Posada (líder sindical)? Pues que ambos se lo pasaban bomba tirando de black. A nuestro sindicalista le encanta viajar según se desprende del desglose de los gastos de su tarjeta. Lo mismo te paga 4 euros de peaje en una autopista que 1000 (así de sospechosamente redondos) en un viaje de El Corte Inglés. Y qué decir del señor (con perdón de los señores) Fernández, que hacía grandes pagos en sus propios restaurantes. ¿Eso es de ser un gran inversor, o de ser un rata de mucho cuidado? No, amigos. Eso es de ser un JETA DE CEMENTO en toda regla. Arturo Fernández también tiene cargos mágicos en su tarjeta: ¿no es muy complicado calcular una compra exacta de 1500 euros en un supermercado? Pues a Arturo Fernández le salen.

A Carmen Cafranga Cavestany, presidenta de la Fundación Caja Madrid, le encanta viajar. Claro, porque era gratis. Y a Rubén Cruz Orive, de Izquierda Unida, le gustaban mucho las tascas. Este muchacho se pagó con su tarjeta opaca una suscripción al periódico que más tarde detallaría sus gastos y mostraría sus vergüenzas. Repito: Rubén Cruz Orive, de Izquierda Unida.

La lista es larga y quedan invitados a buscar más personajes en el enlace anterior.Como pueden apreciar este premio es como el Gordo de Navidad: muy repartido. Muchísimas felicidades a todos. Teníamos más candidatos. De hecho es posible que cada mes tengamos que decidir entre muchos. Veamos quién se hace con nuestro galardón el próximo mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario