viernes, 30 de mayo de 2014

Reflexión tras las elecciones del 25 -M

Viendo el linchamiento al que están sometiendo a Pablo Iglesias y a la formación Podemos desde la prensa rancia de derechas y desde las redes sociales, nos surgen varias reflexiones. Pero particularmente no podemos dejar de asombrarnos de lo ridículo que es hablar del sistema político que tenemos refiriéndonos a él como democracia. Los demócratas respetan el resultado electoral y no ningunean a los votantes de ninguna formación, salvo que se trate de un partido nuevo que abiertamente trata de eliminar los privilegios que tienen quienes se dedican a la mal llamada profesión de la política. Es el momento de aclarar, antes de continuar, que quien suscribe no confió su voto a Podemos, pero que no por ello le ofende menos el trato que han recibido en la última semana. 

Así que, aplicando su mismo sentido de la democracia, si desde los medios se dice con total impunidad que los votantes de Podemos son de extrema izquierda, radicales, desaliñados y poco serios formalmente, demagogos (¿qué sería de España sin esta palabra?), antisistema, y si criminalizan a su líder por su pasado en las juventudes comunistas (organización legal, y sin escándalos conocidos de cajas B, o corrupción), pues consideramos que la veda está abierta. Si los que votaron a Podemos lo hicieron sin criterio y movidos por el convincente populismo de Pablo Iglesias, desde aquí pensamos que todos lo votantes del PP en la Comunidad Valenciana son cómplices de la corrupción y son idiotas por poblar sus ayuntamientos, diputaciones y cortes de presuntos delincuentes, de delincuentes sin matices, y de sospechosos habituales.  Por cierto, esto no parece tan polémico como que un partido legal obtenga legítimamente cinco escaños para Europa. También creemos que la mayoría que las Islas Canarias le dio al PP sabiendo lo que tramaban con Repsol (por cierto, se confirmó la luz verde a las prospecciones apenas cinco días después de las elecciones, y no antes de los comicios) no hace sino avalar esta decisión de Soria. ¡Qué oportunidad perdida para dejar claro que en Canarias no se debe buscar petróleo, que aquellas siete islas deben apostar por las renovables por una cuestión de puro sentido común! Los votantes del PP en Canarias también son idiotas. Exactamente igual que todos aquellos asturianos que dieron un masivo apoyo al proyecto de Cascos, construido desde el más pueril de los despechos. ¿En qué estaban pensando los asturianos cuando votaron en su favor y le dieron feudos tradicionalmente socialistas (quien suscribe esto tampoco vota PSOE, que conste) a un tipo como Cascos?

Si del más de un millón de personas que confiaron en el proyecto de Podemos se dicen auténticas barbaridades infundadas (recordemos que este partido apenas tiene cuatro meses de vida), ¿qué no se podrá decir de los votantes del PP?

________________________________________________

Adjunto un par de artículos que pueden interesar a quienes estén de acuerdo con esta opinión.





viernes, 23 de mayo de 2014

Reflexión previa a las elecciones de este fin de semana

Rubén Darío llega a Madrid en 1901, y hace la siguiente reflexión: "No está por cierto España para literaturas, amputada, doliente, vencida; pero los políticos del día parece que para nada se diesen cuenta del menoscabo sufrido, y agotan sus energías en chicanas interiores, en batallas de grupos aislados, en asuntos parciales de partidos, sin preocuparse de la suerte común, sin buscar el remedio al daño general, a las heridas en carne de la nación".

 Los políticos de aquella España, quizá no tan lejana, eran ajenos a la desazón de la gente tras el desastre del 98. Miraban a su propio ombligo y se enzarzaban en disputas domésticas intrascendentes, lejos del interés común. Estos días asistimos al despropósito de una campaña electoral que se ha convertido en un desfile de besos babosos, palabras predecibles, y fotos oportunas. Una campaña vacía de contenido que no atiende a esas heridas, vivas aún desde que Darío se las encontrara en el Madrid del recién estrenado siglo XX, y en la que la casta política ejerce como tal, fanfarrona, déspota y haciendo gala del más casposo de los populismos: el populismo fingido. 

Les responderemos, según indican las encuestas, con una abstención abrumadora que solamente sirve para perpetuar los privilegios de estos encorbatados que quieren pasar temporadas en Estrasburgo y Bruselas.  Sabemos poco de las instituciones europeas y de lo que allí se cuece, por tanto no creemos tener ningún interés en esta cita electoral. Además, habremos desgastado mucha energía la noche anterior celebrando la gran fiesta del fútbol español en Europa, y puede que sigamos siendo una nación "amputada, doliente, vencida", pero pocos países pueden presumir de tener dos equipos de fútbol en toda una final de la Champions League. ¡Chúpate esa, Merkel! 


domingo, 18 de mayo de 2014

Las comparaciones son odiosas

El programa Salvados de Jordi Évole traerá esta noche una jugosa entrevista al presidente de Uruguay, José Mujica. Este programa se emite el fin de semana anterior a las elecciones al Parlamento Europeo, y creo que va a ser imposible no establecer comparaciones entre la fauna política que puebla este trocito de la vieja Europa, y otra clase de políticos que se parecen más a la gente. Probablemente algunos indecisos traten de buscar el candidato más similar a Mujica, y probablemente se tropiecen con la misma incómoda realidad de siempre: todos se parecen demasiado y desprenden un tufo similar. Al menos todos los de la primera línea, claro está. Tras esta comparación pronto comprenderán lo lejos que están Cañete y Valenciano de esta sencillez que caracteriza a Mujica. ¿Se imaginan a esta gente prescindiendo de las ventajas de su cargo, conservando su coche de toda la vida porque sencillamente va bien, donando una parte enorme de su salario porque con lo que gana su pareja es más que suficiente? Ahora un demócrata de los de toda la vida nos llamará demagogos. Pero, ¿qué sabrán ellos de democracia?

miércoles, 14 de mayo de 2014

De prejuicios impulsivos y redes sociales

Dos días después del asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León, todavía hay muchos comentarios políticos y periodísticos que señalan que detrás de este acto delictivo subyacen el clima de crispación social que crece desde hace unos años, el ideario de algunos movimientos ciudadanos, y el odio generado por éstos en las redes sociales. 

La realidad es bien distinta. Según avanzan las pesquisas confirmamos que lo que pasó en realidad es que una militante activa del PP planeó con su madre hasta en un total de cinco ocasiones el asesinato de la presidenta de su partido por un problema laboral. El número de familias con todos sus miembros en paro y sin ingresos en este país es insultante y humillante. La reforma de la ley laboral ha facilitado despidos que han motivado desahucios oportunamente ocultados por los medios. Pero no es del estilo de los obreros honrados reaccionar como lo hace esta gentuza.Su naturaleza es más vitalista y menos corrupta que la de nuestras protagonistas peperas. Una militante del Partido Popular mata a otra por no poder alcanzar el poder que ésta había atesorado durante más de tres décadas, y para ello previamente había conseguido armas en el mercado negro.¡Qué elegantes! Además, le localizan ingentes cantidades de droga en su domicilio. Lo que subyace detrás de este crimen, pues, son dos delincuentes comunes que, con la supuesta implicación de un sospechoso miembro de la policía, asesinaron a sangre fría a otra. Y aquellos a quienes quieren responsabilizar nada tienen que ver con gente de esa calaña, de novela negra cañí, con esas tipejas oscuras cargadas de ira.

Pero las opiniones que políticos y comentaristas vierten en los medios siguen girando en la misma línea, tratando de criminalizar a los ciudadanos que se organizan y reaccionan, que promueven algo de signo muy contrario al de estas vengadoras de los obreros despedidos que nunca alcanzarán los trece sueldos de su superiora.

Respecto a los comentarios ofensivos en las redes sociales (como aquél que lamenta la masacre de León, por aquello de la cantidad de cargos que tenía la fallecida), el ministro del interior amenaza con vigilar estas herramientas de comunicación que deberían estar reguladas exclusivamente por la libertad de expresión y por el sentido común de los usuarios. Supongo que entre los sancionados estarán el tal José María de Pablo, que en caliente y sin ningún dato sobre lo ocurrido soltó: "Se empieza por decir que un escrache es solo libertad de expresión y se acaba por justificar un asesinato. Hoy he leído tuis asquerosos." ¿Alguien conoce algo más asqueroso que un prejuicio tan atrevido sobre un asunto tan serio como un asesinato? Mención aparte merece Isabel San Sebastián. ¿Qué sanción le asignará Jorge Fernández Díaz por publicar en Twitter que "El asesinato de Isabel Carrasco NO ES una venganza personal, sino vinculada al cargo.Quienes defienden los escraches personales tomen nota."? ¡Menudo instinto periodístico! 

Nosotros, por si acaso, no diremos nada sobre la señora Carrasco. Además, con treinta años de ascenso continuo y ambición, con un comportamiento caciquil desde su poltrona de la diputación, investigaciones por pagar (supuestamente) tratamientos de belleza con dinero público, o  quedarse (supuestamente) con un viaje a Nueva York destinado a vendedores de seguros, no queda mucho que decir. 

sábado, 10 de mayo de 2014

Un poema de verano

Suben las temperaturas. El verano llama a la puerta con insistencia, y cada año los finales de primavera son más cálidos. El monte peligra y debemos permanecer alerta con la mirada fija en nuestras cumbres. Suben las temperaturas y viene a nuestra memoria aquel poemario de Samir Delgado titulado ¡El monte se quema!, que es un lamento por los incendios estivales a los que parece que nos hemos acostumbrado los que vivimos en este archipiélago, pero también una llamada a nuestra conciencia y a la relación que tuvimos con nuestro entorno antes de convertirlo en lo que es hoy. Es, según el propio autor, una "herramienta para no perder la memoria y mantener la conciencia despierta, para que no se vuelvan a repetir los errores del pasado y en cada rincón de nuestras cumbres y medianías estemos alerta para salvaguardar el más preciado de nuestros tesoros naturales: la riqueza de nuestros bosques que han sido y serán el pulmón que da vida a las islas". 

Las palmeras de masca

Bajando por el Roque de Tarucho
todo parecía una profunda olla quemada.

Hacia abajo en el lugar del crimen un sin fin de curiosos turistas
tocaban el claxon por cada curva con destino seguro al paraíso
un paraíso que amaneció oliendo a despojos de madera chamuscada
y sus rostros fingían abollados por el calor de la suprema ignorancia
fotografiando aquellas sombras tostadas de las palmeras de Masca. 

Bajando por el Roque de Tarucho
ya nada parecía igual que antes.

Ahora las tejas tradicionales estaban planchadas en carne viva
todo el barranco yacía sofocado sin apenas sitio para el vuelo de los cuervos
en una sola noche la asfixia macabra alcanzó los umbrales de cada puerta
desalojando la tranquilidad de un rincón mimado por el coro de las islas
que miraban incrédulas aquellas siluetas fúnebres de las palmeras de Masca.

Bajando por el Roque de Tarucho
toda la gente parecía tropezar con una pesadilla.

Nada parecía verdad, pero allí estaban las arcadas de negro porvenir
acechando a los cogollos desolados por el más triste de los destierros
todas las tuneras desinfladas por la embestida cruel del fuego
que provocó aullidos de espanto entre los perros de los paredones
de esa noche infernal que nunca debió llegar y nadie jamás imaginó.

Bajando por el Roque de Tarucho
todo el mundo espera la llegada de otra mañana.

Para ver nuevamente el péndulo del tiempo detenido en el paraíso
un paraíso coloreado otra vez con sus mejores galas para todo el pueblo
que verá renovada su cosecha de antaño entre los surcos fértiles del valle
recibiendo al visitante con el fabuloso peinado de las palmeras de Masca. 

domingo, 4 de mayo de 2014

Publicistas acomplejados y anuncios denigrantes

Queridas usuarias de Desigual: Desigual cree que sus clientas son unas imbéciles sin criterio. Ha conseguido que hagáis enormes colas semi-desnudas a cambio de un descuentillo en un vestido, y con ello ha demostrado hasta dónde llegáis por un trapo Os ha llamado simples. Pero no le riáis esta gracia de que sois capaces de pinchar un condón solamente porque un embarazo encajaría con vuestro estilismo. No tiene gracia, pero Desigual pretende que os sintáis identificadas con esa actitud inexplicable, seguramente porque más de uno de los publicistas encargados de esta mierda de anuncio del que tanto se habla es un "goma rota" no deseado o ha vivido bajo el dominio de una madre perversa y despiadada. Allá ellos con sus complejos. No le deis la razón. No le compréis más ropa, ni más bolsos, ni más complementos, ni más lo que sea que vendan en sus tiendas. Van de modernos, pero os tratan como basura. En vuestras manos está darles o no la razón.