miércoles, 23 de abril de 2014

Leer os salvará

No es este aguacate muy dado a celebrar determinados eventos que cada año apestan más a negocio, pero a pesar de todo me gustaría ofrecerles una recomendación literaria de lo más divertida y vigente para este Día de el Libro. Se trata de el título ¿Cómo acabar de una vez por todas con la cultura?, de Woody Allen. Es una recopilación de pequeños relatos en los que el principal objetivo es desmitificar  todo aquello que conforma nuestra cultura actual, y que con los años hemos convertido en sagrado. Nada como la corrosiva ironía de Woody Allen para acabar, en menos de tres sencillas páginas, con intocables como el psicoanálisis, la filosofía o  los libros de biografías. Comparto con quien se acerque a esta entrada el principio de la historia que dedica a la mafia, y espero que les interese también acercarse a la obra completa. Merece la pena sin duda.

"No es ningún secreto que el crimen organizado se lleva en América más de cuarenta mil millones de dólares al año. Se trata de un beneficio bastante respetable sobre todo si se tiene en cuenta el hecho de que la Mafia dedica muy poco a gastos de oficina. Fuentes bien informadas indican que la Cosa Nostra gastó menos de seis mil dólares el año pasado en papel de correspondencia personal y aún menos en grapas. Además, tienen una sola secretaria que hace todo el trabajo de mecanografía y solo tres habitaciones pequeñas en la oficina central que comparten con el Estudio de Danza Fred Persky.
El año pasado, el crimen organizado fue responsable directo de más de cien asesinatos, y los mafiosi participaron de forma indirecta en otros cientos más, ya sea prestando dinero para el transporte en vehículos del servicio público o guardándoles los abrigos mientras iban por ahí a pegar tiros. Otras operaciones ilícitas llevadas a cabo por miembros de la Cosa Nostra fueron el juego, el tráfico de drogas, la prostitución, secuestros, usura y, violando fronteras estatales, el transporte de un inmenso pez rojo con fines pornográficos. Los tentáculos de este corrupto imperio alcanzan al mismo gobierno. Hace solo unos pocos meses, dos jefes de banda con juicios federales pendientes pasaron la noche en la Casa Blanca y el presidente durmió en el sofá."

No hay comentarios:

Publicar un comentario