viernes, 12 de julio de 2013

San Fermín


Sirva esta entrada de aportación al tema de las fotos de San Fermín.

El debate está abierto: las agresiones sexuales y la violencia contra las mujeres llegan para quedarse a la fiesta de San Fermín. O eso dicen. Pero yo pregunto con sinceridad si alguien ve aquí una agresión a esta mujer. Como esto se trata solamente de opinar, yo diré que lo que veo es una mujer borracha (y sospecho que no ha sido obligada a llegar a tal estado), sonriente, subida a los hombros de un muchacho, sin camiseta (créanme si les digo que si a mi me quitan la ropa en contra de mi voluntad no tendría ánimos ni tiempo para sonreír;parece más que evidente que ella solita se la ha quitado), y con el sujetador desabrochado y sorprendentemente aún sobre el cuerpo de la joven, lo mismo que la camiseta. Si alguien ha obligado a algo a esta mujer, y responde con esa sonrisa de oreja a oreja, es que es irremediablemente estúpida. ¿Se la imaginan denunciando su agresión? Yo, no.

Pero los medios de comunicación hablan de violencia. Y lo hacen con un tono frívolo que me espanta, como si en este país no murieran decenas de mujeres al año a manos de sus parejas o exparejas, y como si cientos de ellas no requirieran ayuda de algún tipo para librarse de la verdadera violencia, de la violencia que mata y hace daño de verdad. Me molesta que quieran presentarme a esta mujer como víctima. Lo que considero violento es que haya mujeres que hagan esto. Y víctimas de su comportamiento somos todos, qué quieren que les diga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario