domingo, 10 de febrero de 2013

sábado, 9 de febrero de 2013

REFLEXIÓN DEL FIN DE SEMANA

Aunque se vista de Armani, mono se queda. Ahí queda eso.
¡Qué divertido es ver a los miembros del PP dar explicaciones! Pobres ignorantes: ni explicarse saben. Solamente hace falta un poquito de criterio para aparcar la rabia que provoca que una idiotizada España haya seleccionado a dirigentes tan paletos, y carcajearse con los despropósitos lingüísticos de estos infelices. Sin entrar en el parpadeante ojo de Rajoy (delatador al máximo), creo que se lleva la palma el ya clásico "No me consta" de Cospedal. Aunque también son interesantes las respuestas chulescas de Montoro diciendo que presentará sus declaraciones de hacienda (roben y declaren, señores). No hacen mal, al parecer, en tomarnos por idiotas: debemos serlo si es que a estas alturas de la película aún no hemos tomado las riendas. Porque si nos conformamos con una delcaración jurada ante la actual tesorería del propio partido para dar por zanjado el asunto, entonces es que no solamente tenemos lo que nos merecemos, si no que somos peores que ellos. ¡Qué país!

Lee la noticia y aumenta tu cabreo

sábado, 2 de febrero de 2013

Habiendo circo...¿quién quiere pan?

Somos un país de pandereta. Cuando la empresa de guaguas de Tenerife sube los precios de manera inmisericorde, problema que afecta directamente a la ciudadanía, y baja además los salarios de los trabajadores amparándose en la madre de las reformas laborales, nadie protesta. Se convoca una manifestación para protestar delante del Cabildo (cabilducho, mejor dicho), y acude una veintena de personas. Sin embargo, cuando se plantea una huelga para protestar por todos los abusos que se están cometiendo con esa plantilla, que ni respaldo sindical tiene, todo son malas caras y comentarios despectivos. ¿Por qué? Pues porque no se puede dejar a Santa Cruz incomunicada en Carnavales. Ahí queda eso.

La propuesta de huelga de la gente del tranvía (Metropolitano de Tenerife) para estas fechas carnavaleras ha despertado una tímida reacción de la representación sindical minoritaria de los trabajadores de la empresa de guaguas TITSA, ya que la mayoritaria sospechosamente decide esperar a reunirse con la empresa. A esperar, en definitiva, si no órdenes, el punto de vista de la empresa. A eso lo llamo yo espíritu sindical, y tener sangre en las venas. Tras más de medio año de ERTE, con más sombras que luces, la supresión de una paga, y la aplicación de medidas que han supuesto  pérdidas salariales respetables, ahora hay que tapar un agujero de 2'8 millones de euros. Esta deuda, contraída únicamente por la mala gestión de quienes llevan esta empresa pública, que para algunos es un negocio, que la paguen los currantes, que hasta ahora han aceptado de buen grado todos los obstáculos que les hemos puesto. 

Si estos trabajadores se niegan a consentir más y plantean un paro en carnaval, la gente debería apoyarles al máximo, ¿no creen? Seguramente en el fondo lo hagan. ¡Pero hombre, por favor, dejen los carnavales tranquilos! Algunos lectores del Diario de avisos lo tienen claro: los carnavales son lo primero. Los necesitamos por encima incluso de un transporte público económico y de calidad. 


Carnavales, fiesta, hostelería, turismo... Y que estos empleados  se busquen la vida como puedan. Esa es la esencia de estos tiempos. Me enerva tal individualismo, y tan poco sentido común. ¡Qué bien funciona el sistema, señores!